mis edades | my ages

Las edades que fueron, las que han sido, las que son y las que serán.

– Es el taller de costura donde aprendí a coser botones sobre retales de tela de sastre.
– Son tardes de chocolate y pan y una mesa donde sacar punta a los lápices de colores.
– Es ese tiempo que decides compartir con quien eliges.
– Son horas en el segundo C haciendo ovillos de lana redondos y prietos.
– Son los espacios en los que volvería a tomarme una taza de té.
– Es ese tiempo que uno se debe a uno mismo.
– Son la mirada que contempla las ciudades desde el ventanal de un escaparate.
– Son horas de lectura bajo las sábanas.
– Es ésta tarde de sol en la que estoy encerrada en ésta habitación, después de tanta lluvia.
– Es el tiempo que tardé en aprender que los proyectos nacen ambiciosos y crecen para ser arte.

Anuncios