Etiquetas

, ,

¿Mañana otra vez?
nadie podría cansarse
él como si intentara evitar -sentía deseo-
tal vez aceptase una proposición sin más
si en alguna ocasión se atrevía a preguntarle

había tomado la decisión
claro que para eso tendría que renunciar
a la ley republicana que había instaurado
y si ella estaba ahora

él seguía siendo, era un buen hombre
pretendía tan solo gozar de su cuerpo
con ciertas prisas
y largarse
besarla, acariciarla

atenciones de género asomado a la guerra,
hacían la guerra sus prisas
y sus desdenes.

Lo digo en serio, eres muy guapa ¿guapa, eh?
Tú no has debido de enterarte
No puedes creértelo, ¿verdad?
¿Y sabes las veces que he comido carne? Tirando por lo alto.
Si no he tenido ni jabón para lavarme…
pero lo otro no lo arregla nadie.

¿Que otro?

A la altura, donde comenzaba los paseos de la carretera
la carretera misma camiones bicicletas
para situarse lo más cerca posible
(de no ser así, no pondrían donde las ponen)
jugaban en los solares
y se perseguían

¿Qué otro? ¿Qué otro dices?
Es que no sé a qué te refieres
¿Tengo yo la culpa? -una sonrisa apenada de mujer-
hay que culpar a la guerra
Y eso ya nadie puede remediarlo

Se anduvo quizá con más rodeos
llevaba tiempo derribar barreras
con las que él mismo había conseguido contener su vida

Cada vez que se ponía en busca de una mujer
fuera por gusto o por las necesidades
tenía que recordar.

(Técnica de poesía blackout poetry. Se suele poner como origen Poema que Man Ray hizo en 1924.)

Anuncios