Etiquetas

El horno de Charly#PamplonaCiudadDeAcogida

Muchas veces me he sentido turista en la ciudad que me vio nacer. Algunas de esas veces, hice las maletas y marché al extranjero y de pronto cambié mi impermeable de clase social media por una maleta, dejando todo para convertirme en inmigrante.

-La cosa está bastante jodida, ninguna obra que se ha hecho aquí está pagada.

En los 90, Pamplona era una ciudad de blancos. Marché, volví, y de pronto Pamplona era una sociedad multicultural.

En cualquier rato, mientras escribo esto, caerá una bomba sobre este local y ya no quedará nada, ni mi existencia. Con un poco de suerte, será el local de enfrente el objetivo. Entonces, tendré que apretar los puños, meter las manos en los bolsillos, y cruzar un mar al cual no sé si sobreviviré.

#PamplonaEsDamasco

Todos luchamos por tener una vida mejor. A principios En la primera década de este siglo, la ilusión de la abundancia se nos fue al carajo y de nuevo cogí la maleta. Y de nuevo inmigrante. Y tuve la suerte de tener un billete de primera clase.

-Ecuador también está en crisis, como aquí, pero un poco peor porque es un país pequeño. Por eso me vine para aquí.

Por tres veces marché al extranjero para encontrar buscar my way of life y tuve que volver a mi ciudad para encontrar lo que en otros lugares no estaba. Sucedió en 2012. Y lo que aquí faltaba, la multiculturalidad, las razas, las lenguas, la mezcla, ha venido porque lo han traído otros. Y doy las gracias por ello.

Me gustan los lugares tranquilos y aquí, en el Horno de Charly, se respira silencio y armonía. Pamplona es un lugar tranquilo y por eso que quedé aquí. Y por eso, el hombre que me ha puesto un café y un croissant volvió. Me cuenta, que acaba de regresar de EEUU, país que ha sentido como una cárcel.

-La misma gente te hace sentir miedo, no sientes la libertad al andar por las calles.

Siempre digo que yo nací aquí por accidente. Todos tenemos derecho a una vida mejor.

-Lo importante es el intento.
-Nunca dejar de intentarlo.

NOTA
Dar las gracias a la organización del Barrio de los Artistas por traer la creatividad al barrio, por hacerlo visible durante estas jornadas.
Opino, que la transformación social nace desde lo local. Y opino necesaria cultivar la creatividad y el arte. Es nuestra silenciosa lucha contra un mundo que parece ir hacia ninguna parte, donde el capital se impone por encima de las personas.
Desde lo local a lo global, ¡gracias!
Pamplona, 10 de junio 2016.

Si quieres ponerte en contexto sigue este enlace:
Acción literaria: Arrosadia no invita a la lógica

Anuncios