Etiquetas

, , , , ,

keka_superheroineÉrase una vez que había una pareja que, en aquel momento de plenitud económica que allá quedó, decidió no excederse en sus gastos y de pronto llegó la crisis. Y esa pareja, que ganaba mucho dinero en sus profesiones, de la noche a la mañana se quedó sin trabajo. Y tres hijos. Y resultó que como no se habían ido de madre, en sus cuentas corrientes había ahorros con los que seguir tirando. Y la crisis les trajo a ellos un cambio de valores, porque ahora, con sus flamantes nuevos trabajos, entre los dos ganan la mitad de dinero que antes, sus horarios son más flexibles y, aunque a veces eso cansa, no se desloman trabajando de sol a sol. Y la crisis les ha enseñado a valorar lo que tienen, y cada vez que van a un restaurante, o al cine, disfrutan y lo celebran como algo extraordinario, y le dan un valor extra a cada cosa que hacen, porque antes, de tan rutinario, carecía de valor alguno. E intercambian su casa con gente de todos los países del mundo para poder irse de vacaciones, y disfrutan mucho más de un sandwich compartido en el campo con sus hijos que de una visita al Macdonals, y han aprendido a confiar, a darle valor a las personas, a darle valor al tiempo que pasan con cada uno de sus tres hijos, a crear lazos especiales con esa gente que ni tan siquiera conocen en persona, pero que les presta su hogar y que los acogen de la mejor manera que se puede recibir a un desconocido, y les dejan notitas con recomendaciones de los mejores sitios para visitar. Y escribo esto de seguido para que no se me olvide nada porque esta historia, esta historia que os cuento es tan verdad, que no hace dos horas que la he escuchado. Y esta persona que me ha contado esta historia, su historia, se siente feliz porque ahora hace cosas que nunca antes se había planteado hacer, como aprender inglés y da gracias a la crisis porque, en su caso particular, sólo le ha traído cosas buenas. Y nos hemos apenado por quienes han sufrido, y nos hemos alegrado porque también se ha generado un cambio de valores absolutamente necesario, y ahora miramos más al vecino, y han surgido nuevos movimientos sociales, y un largo etc.

Así que hoy mí día es más bonito todavía de lo que era al levantarme.

Anuncios