Etiquetas

, , , , ,

Bar Lambroa, Pamplona.
Pienso -y siento- que cada persona que pasa por nuestra vida es con un fin concreto. Para que nos haga llorar, sufrir, amar, reir, gozar, odiar, pensar, aprender… ¡qué mas da! Mientras deje una impronta en nuestra psique, en nuestro ser emocional. Para que sume. Me gusta pensar en él o en ella como un interlocutor necesario.

Y todo lo compartido con ese/a interlocutor/a temporal, ya sean charlas, intimidad, reuniones entre amigos, experiencias, aventuras, sexo, lecturas, abrazos, risas -ayyy, la risa-, una buena botella de vino etc., es un extra.

Como creadora, tengo esa necesidad primaria de dejar huella, de que me lean, de que vean mis obras. Con el objetivo ulterior de dejar una impronta en el/la observador/a, lector/a, interlocutor/a.

Como ser humano y como mujer, tambien existe esa necesidad de provocar que algo se mueva en el destinatario del mensaje, pensando en el mensaje como la razón primordial para que exista el encuentro. Me conformo. No aspiro más que a esa reciprocidad. Porque, aunque a simple vista parezca algo pequeño, es lo más grande, dejar huella en la otra persona. Como esa persona deja su huella en mí.

Tu huella en mí y la mía en tí.

(sonrío)

Anuncios