Etiquetas

, , ,

chico_ardillaLa pasada noche vino a verme un chico muy especial, de mente clara, muchas y variadas inquietudes -que se puede esperar de alguien que ‘pierde’ tres días en el museo del Louvre- y poseedor de una especial habilidad para la música. En mi opinión, con una inteligencia fuera de lo común. Yo le llamo ‘chico-ardilla’ porque su actitud vital me recuerda a las ardillas que recorren los jardines de Inglaterra. Hizo un par de cientos de kilómetros para charlar, por una sola y exclusiva razón ‘simplemente lo he hecho porque me gustaría que lo hiciesen por mí’.

Estuvimos hablando de las relaciones, de la manera tan diferente que tenemos de interactuar entre las personas de mi generación y entre las de la suya. La mía creció sexualmente a principios de los noventa con todos los tabúes que arrastrábamos de la transición. La suya es consecuencia de la era tecnológica y, sexualmente hablando, ‘todo les viene bien’ -¡que vaya fortuna la suya!-.

Pienso que las personas llegan a tu vida sólo para aprender algo de ellas, y cuando lo haces, cuando has aprendido, simplemente desaparecen, como cuenta Hermann Hesse en su libro Demian, o eso me dijo el chico-ardilla. También hablamos de Ingres, de la física cuántica y la película Interestelar, que pongo en mi lista de pendientes.Y de otras cosas.

No se cuanto tiempo el chico-ardilla va estar en mi vida, quizá sea la última vez que le vea, eso pensé la última vez. Se marchó dejando su olor y una sonrisa en mi rostro.

Encontraréis más fotos de Eurocultured 2012 en:
Eurocultured 2012 en flickr

Anuncios