Etiquetas

, ,

De un primer poema nace el proyecto de un poemario que he empezado a escribir. Y de éste proyecto nacen éstas primeras líneas, que aunque en estado primigenio quiero verlas transformarse y crecer, junto con éste blog. Creo que ya es tiempo de tomarme verdaderamente en serio ambas actividades, y si no me veís alimentar estás páginas, venid y darme un cachete. Venir es el verbo de hoy.

Ven, déjame que bese tu voz corpórea
de sonrisa triste, ahora que nadie nos ve.
Y escuchar tus labios maldecir, gemir
Oír vibrar tu garganta, al fin y al cabo.

Morder las vocales carnosas de tu rostro,
si es que me está permitido.
Deleitarme deslenguada con tu voz
profunda, intensa de vidas rotas
y esperanzas truncadas. Ven, que quiero escucharte
sorberte, absorberte, yo pongo el tequila.

Déjame torturarte si vienes,
con mis risas, mis anhelos, mis suspiros.
Déjame escucharte, mirarte volumétricamente,
hundirme en la oquedad de tu boca
mis dedos, mi lengua. Probarte.

Palparte, probar el anillo que amarra tus labios
te dije ‘lo haré’ y no dijiste que no.
Déjame por esta vez y después, después…
el después que más dará. Antes de todo eso, ven.

Anuncios