Etiquetas

,

from_a_to_b_pathHay ocasiones en las que ir de A a B supone un esfuerzo para el que no estás preparado. Puedes elegir entre quedarte en la cama o poner el despertador, vencer la pereza y tomar el pulso al día. Si eliges la primera opción, llega el final del día y te arrepientes del tiempo desaprovechado, por muy a gusto que hayas estado en el sofá.
Si te pones las pilas, aunque tengas la certeza de que habrá sufrimiento, también sabes que el camino merecerá la pena. Y en un momento del recorrido entre A y B, te sentirás en la cima, recuperando la respiración e insuflando oxigeno puro en tus pulmones. Inundándote de azul, mares mecidos por las olas, verdes frondosos y vacas cosidas al paisaje de forraje cultivado a fuerza de lluvia. Y el esfuerzo habrá merecido la pena: salir de A, llegar a B y el propio camino.

Anuncios