Etiquetas

,

kekaDesde que regresé dejando atrás la ciudad de B —no sin que se me rompiera el corazón— han pasado muchas cosas. O tal vez ninguna, quien sabe. Unas semanas después de aterrizar en A empecé a escribir este blog cargado de propósitos. Algunos se han cumplido, otros todavía no. Este pensamiento me hace sonreir.

Una de mis intenciones era volver a dibujar. Recuerdo que cuando iba al Instituto las clases me parecían poco o nada interesantes y por eso me dedicaba a escribir y a pintar en mis cuadernos de economía o contabilidad. Escribir y dibujar todo junto. No había lo uno sin lo otro. Conforme me hice mayor fui olvidando éstas cosas y que también me gusta cantar. Ahora después de seis meses me descubro a mi misma poniendo el volumen de la radio lo más alto que mis oídos soportan para cantar a grito pelado mientras conduzco. A grito pelado no. Lo mejor que puedo, que es bastante bien, por cierto.

Anuncios