Etiquetas

, ,

roomburgerlaanmailbox

Cuando yo vivía en B, la persona que vivía allí conmigo una tarde me entregó un paquetito envuelto con cuidado en papel de seda blanco. Eso me hizo mucha ilusión, pues era la primera vez que ésta persona me regalaba algo material. ¡Qué decepción al abrir el paquete y encontrar una placa de buzón con mi nombre encima del suyo! Agradecí el regalo con una sonrisa, aunque en lo más hondo del corazón me sentí algo decepcionada. A la persona que vivía en B le hacía tanta ilusión, que en menos de nada ya había colocado la placa en el buzón número 5 y había colgado la flamante foto en su perfil de facebook. En aquel momento no me di cuenta de que lo que me estaba regalando era su hogar, su tiempo, su espacio, su vida.

Tuve que dejar de vivir en B para darme cuenta de ésto y de otras muchas cosas. De ésta experiencia aprendí que la mayoría de las veces podemos cambiar la realidad de las cosas sólo con cambiar de perspectiva.

Anuncios