Etiquetas

, ,

long_legs_boy_2

En uno de mis viajes a B me dí cuenta de que la persona que vivía allí cruzaba enérgicamente los pasos de cebra con sus largas piernas, y los coches que venían hacia nosotros se veían obligados a reducir la velocidad hasta parar justo delante de la raya blanca. Invariablemente, tuviésemos prisa o cuando nuestro rumbo era indeterminado.

También durante nuestros paseos, que casi siempre terminaban en largas caminatas o en rutas en bici de demasiados kilómetros, se mantenía impasible al lado derecho del carril bici o del camino peatonal, obligando a quien viniera de frente a regresar a su derecha. De esa persona que vive en B aprendí la importancia que tiene el hacerse respetar.

Anuncios