Etiquetas

, , ,

Esta noche ha nevado copiosamente. Eso me hace mucha ilusión y ya no puedo esperar a calzarme mis botas para salir a la intemperie, por mucho que haga frío. Se espera que para mañana suba la cota de nieve, así que habrá que aprovechar mientras el tiempo lo permita. Supongo que me gusta la nieve porque me lleva a infancias de plásticos reconvertidos en trineos, de gorros y bufandas de lana pura de oveja.

Dicen que el tiempo lo cura todo y que con el tiempo el amor se olvida, pero lo que la neurociencia afirma es que las experiencias nos dejan una impronta en la materia gris del cerebro que sólo se borra si nos empeñamos.

Con la nieve viene al presente aquella niña que decía que tenía que vivir muchos años y llegar a viejita para que le diese tiempo a hacer todo lo que tenía que hacer. Aquella niña que no sabía que iba a ser de mayor. Y por eso ahora estoy echa un lío.

Anuncios